galeria de arte

Art Prints Art Prints

martes, 15 de noviembre de 2011

Correggio


Biografía y obras:
Correggio es el representante principal de la denominada Escuela de Parma.
La producción del pintor Antonio Allegri, llamado El Correggio, se corresponde en estilo con esa etapa del periodo del arte cinquecentista italiano colindante con el Manierismo, que ya durante la primera mitad del s.XVI habría comenzado a despuntar (será el primero en ejecutar en la Lombardía obras "a la maniera moderna", como muy bien dejó escrito Vasari)
Conocedor de la obra de Mantenga (es posible apreciar esta circunstancia en el tipo de composiciones elegidas, además de en el tratamiento que confiere a la anatomía de sus personajes) y Leonardo, la fusión de ambas influencias con las recibidas de la dulzura propia de la pintura de Rafael y del movimiento miguelangelesco dará como resultado el surgimiento de una personalísima autoría, caracterizada por lo que se vendrá en llamar posteriormente "morbidez" y un estilo cuidado, poético, rico en contrastes lumínicos, vibrante colorido y delicadeza.
Poco es lo que se conoce acerca de las circunstancias personales de Antonio Allegri, al igual que sucede con su etapa de formación, respecto de la cual existen diversas hipótesis.
Oriundo de la localidad de Correggio (su sobrenombre va a derivar de este hecho), nace a finales del s.XV (las fechas de 1489 y 1493 son disputadas como posibles, aunque hoy día se considera más probable la primera debido a la datación de sus encargos iniciales), disfrutando de una breve vida cuyo término se producirá en el año de 1534.
La obra más antigua documentada de Allegri data de 1514 y fue encargada por el prior de la Iglesia de los franciscanos de Correggio para el altar mayor de la misma; esta tabla es conocida bajo el título de La Virgen de San Francisco y responde al modelo iconográfico de sagradas conversaciones, inscrita en este caso dentro de un esquema piramidal completamente clásico. Sin embargo, ya se puede apreciar en la misma el uso de la luz destinado a la consecución de una atmósfera envolvente y al destaque de determinados puntos de la escena, tan propio de la producción posterior del maestro.
Además, las influencias apreciables en esta obra, junto con otra serie de circunstancias, han suscitado diversas teorías acerca del hecho de que Correggio pudiera haber efectuado un viaje a Roma alrededor de esta fecha (1513 o 1518), llegando a conocer de primera mano la obra de Rafael y Miguel Ángel. A donde sí es seguro que realizará un viaje es a Mantua, llegando a conocer así de primera mano la obra de Mantegna y sus discípulos.
Para una capilla de la misma iglesia de San Francisco de Correggio realizará un poco más tarde, en 1517, un gran cuadro conocido como Descanso en la huída a Egipto, en el cual es posible apreciar una intensificación, con respecto a la obra anterior, del uso de claroscuro y el "sfumatto", técnicas deudoras de Leonardo. A esta etapa inicial pertenece asimismo, entre varias otras tablas, Virgen con el niño y San Juan. Será sin embargo un poco después (a partir de 1520), cuando acometa la realización de una de sus principales obras: la decoración de la cúpula de la Iglesia de San Juan
Bautista, en Parma (ciudad a la que se trasladará en 1523 y donde habría realizado con anterioridad una serie de frescos para el Convento de San Pablo, el primer encargo que le procurará éxito).
Es posible apreciar en el tratamiento otorgado a los personajes una escala más monumental, junto con un escorzamiento de las figuras, que evocan forzosamente las creadas por Miguel Ángel y Mantegna, aunque en clave dulcificada. Su pintura ha evolucionado hacia tratamientos prebarrocos, como se puede apreciar en la inestabilidad de las figuras, la dramática expresividad de los rostros, el tratamiento de los ropajes y la composición a base de una superposición de figuras (similares características se pueden apreciar posteriormente en la que será su más ambiciosa obra: los frescos para la Catedral de Parma, 1526-1530).
En esta iglesia de San Juan pintará asimismo sendos lienzos que representan el Descendimiento de la cruz de un "escultórico" Cristo y el Martirio de los santos Plácido, Flavio, Eutiquio y Victorio. En ambos se aprecian, nuevamente, influencias de Mantenga y Leonardo (imprime una mayor agresividad al empleo de escorzos y claroscuros).
Pertenecientes ya a la considerada como su etapa de madurez son obras tan representativas de su estilo evolucionado hacia presupuestos manieristas prebarrocos como la Adoración de los pastores, llamada también La Noche (donde repite el modelo iconográfico ya empleado en la Virgen adorando al Niño, actualmente en la Galería Uffizi), una Sagrada Familia con Santos (o Virgen de San Jerónimo, 1530) o la exquisita Virgen de San Giorgio (hacia 1530).
La fama de Correggio se consolida a partir de de estas fechas (tercera década del s.XVI), recibiendo encargo por parte de grandes mecenas de la época, como el duque de Mantua Federico II Gonzaga, de ejecutar diversas obras de temática principalmente mitológica, en las cuales Correggio despliega toda la sensualidad, gracia, colorismo y movimiento propios de su pincel (Mercurio instruyendo a Cupido; Venus, el Amor y un sátiro o la serie dedicada a los amores de Júpiter son un ejemplo de ello). Una de sus últimas obras será la bíblica tabla del Noli me tangere (1534), encargada por el Duque de Medina de las Torres.













No hay comentarios:

Publicar un comentario